top of page

EN EL PROCESO MIGRATORIO, NO EXISTE UN RANKING

Actualizado: 1 dic 2022

  • Solo tardé un año en tener el C1…

  • Ya tengo la nacionalidad…

  • Trabajo en una empresa grande en mi profesión y gano muy bien…

  • Nunca repetí un nivel de alemán…

  • Y una lista larga de etc, etc.

Son algunos de los comentarios que he escuchado a lo largo de mis 4 años como inmigrante en este país y quiero pensar que las personas que han dicho alguna de estas frases, no lo han hecho con mala intención ni se han percatado del peso que para algunos pueden éstas ejercer.


Lo cierto es que cuando emigras a un país hay un sinfín de cosas que nadie ha dicho, que no has escuchado, esas cosas que la gente prefiere quedárselas guardadas por temor o vergüenza. Las experiencias negativas, las historias cuesta arriba, lo difícil del proceso, son algunas de las cosas que nadie cuenta y la letra chiquita que nadie lee.

Entonces ya estando aquí, experimentando lo que nadie te contó y lo que no aparecía en los libros o en las noticias sobre emigrar a Alemania o a Francia o a Estados Unidos o a donde sea, es que comenzamos a compararnos con los tiempos, situaciones y experiencias de otras personas.

  • ¿Cómo es que me está costando tanto este idioma, si Juan lo habla perfecto y solo le tomó un año?

  • ¿Por qué no tengo casi amigos alemanes si Ana ni siquiera se junta con latinos?

  • ¿Cuánto más va a pasar para poder conseguir un trabajo en mi profesión?

  • O ¿Cómo es posible que por tercera vez no haya aprobado el examen C1 si ya Karla lo aprobó a la primera?


Lo que no advertimos es que en el mundo somos aproximadamente 7.8 billones de personas y que, de todas esas, NADIE ES EXACTAMENTE COMO TÚ. ¿Entonces por qué insistimos en comparar nuestro proceso con el de alguien más?

Tu proceso es tuyo y de más nadie y no es lento o rápido. Quiero decir, lento para quién, comparado al proceso de quién. Realmente no existe un RANKING de éxito como inmigrante aparte del que que te estás creando tú en la cabeza.

No se va lento o más rápido, se va y se avanza y eso es lo importante. Avanzar también incluye aprender a disfrutarte el camino, a alabarte por las pequeñas batallas ganadas y también llorar en los fracasos.

El éxito es algo que puede tener múltiples significados y puede ser totalmente diferente para unos u otros.

Permítete avanzar con la confianza de que estás haciendo un gran esfuerzo, permítete cometer errores que te ayudarán a no volverlos a cometer en el futuro, permítete ver como poco a poco te vas acostumbrando a cosas que antes te molestaban y sonríe al ver que esas costumbres que antes te parecían extrañas, forman ahora también parte de tu vida.

Permítete advertir lo inmensamente bendecido que eres, sumando las pequeñas pero innumerables bendiciones que tienes en tu vida día a día. Pero sobre todo, permítete advertir que todo tiene un por qué y que todo lo que otro tiene o ha logrado, es la mejor evidencia de que se puede lograr y por lo tanto, tú también puedes hacerlo.

A tu ritmo, con tus altos y bajos, unos días más rápido y otros más lento. Con semanas gloriosas y otras con fracasos, tomar acción siempre traerá resultados.


ENTONCES AVANZA Y DESCUBRE